La cadena de distribución de productos cárnicos Cárnicas González, líder del mercado español, ha presentado suspensión de pagos en un juzgado de Terrassa con un pasivo a corto plazo de 2.200 millones de pesetas. La deuda se desglosa en 1.300 millones que corresponden a los proveedores, 500 millones de un crédito bancario a corto plazo y 400 millones de otras deudas. La compañía facturó 10.000 millones de pesetas el pasado ejercicio, y perdió 275 millones.