AMDPress.- El grupo de distribución Carrefour recortará su plantilla francesa en 1.700 empleos entre principios de 2006 y finales de 2007 para reducir costes. La medida afectará al 20% del personal administrativo de la compañía en las oficinas centrales, que cuentan con 8.700 personas.

Los recortes, que comenzarán en el primer trimestre del próximo año, se enmarcan “en la reorganización interna que busca reordenar a los empleados en las tiendas. La meta es mantener la posición competitiva del grupo en un contexto de desarrollo económico y legal mundial, particularmente por la evolución de la Ley Galland”, ha afirmado Jean-Pierre Rousse, portavoz de Carrefour.

El grupo de distribución francés está reduciendo sus gastos para compensar la caída de los precios en el mercado francés, su principal fuente de ingresos. Además, hay que recordar que Francia ha relajado la Ley Galland, que prohibe a los minoristas vender sus productos por debajo del precio de costo. El cambio en la ley tendrá efecto a partir del próximo año.

Carrefour emplea a 430.000 personas en todo el mundo, de las cuales, aproximadamente, 130.000 se encuentran en Francia.