AMDPress.- El grupo Carrefour se comprometió ayer, 12 de noviembre, a garantizar que el proceso de transición al euro no implique un aumento de los precios de los productos en venta en todos sus establecimientos. Así mismo, la empresa se compromete a que si un consumidor detectase un redondeo de precio desfavorable, se le devolvería la diferencia encontrada multiplicada por diez.

Este compromiso está encaminado a facilitar y dar confianza a los consumidores en el proceso de transición a la nueva moneda. Además, desde principios de este mes de noviembre, el euro aparece destacado y en mayor tamaño que las pesetas en todos los folletos de la compañía y, de forma progresiva y hasta finales de año, en todas las etiquetas de productos para conseguir que los consumidores se familiaricen con la nueva moneda.