El Grupo Carrefour venderá más de 150 edificios de las galerías comerciales que posee en Europa a la compañía gala Klépierre (propiedad de la entidad financiera BNP Paribas) y su filial Ségécé por un importe del orden de 1.500 millones de euros (250.000 millones de pesetas). El acuerdo incluye la gestión en común de los emplazamientos inmobiliarios y el rápido desarrollo de nuevos proyectos en Europa. Para el Grupo Carrefour, que continuará como propietario de los edificios de sus hipermercados y supermercados, esta operación se inscribe dentro de una lógica de desendeudamiento y le permite obtener fondos suplementarios para el desarrollo internacional de su principal actividad. Además, este acuerdo le ofrece la posibilidad de proseguir con el desarrollo de sus tiendas en centros comerciales de Europa, con un grupo de profesionales dedicados al sector inmobiliario comercial, y del que es socio desde años atrás. Fuentes de Carrefour han señalado que la operación concierne, de inmediato, a las galerías comerciales implantadas principalmente en Francia y España, así como en Portugal, en Grecia y en la República Checa. Posteriormente, se aplicará a otros países europeos en los que Carrefour está presente. Por su parte, para Klépierre esta operación constituye un mayor desarrollo de su actividad en centros comerciales, que representará, aproximadamente, dos tercios de sus activos, con lo que se convierte en una de las dos primeras inmobiliarias especializadas europeas en este campo. En cuanto a Ségécé, se convierte en la primera gestora de centros comerciales en Europa Continental.