El Consejo de Empresas Distribuidoras de Alimentación de Catalunya (Cedac) ha calificado de “precipitada” la decisión del Ministerio de Sanidad y Consumo de retirar todas las partidas de aceite de orujo del mercado español. Aunque Cedac “está de acuerdo con la medida, no lo está con la forma tan drástica en que se ha hecho, porque comporta confusión y desconfianza en el consumidor”, según Jaime Rodríguez, presidente de la patronal catalana.