El Ministerio de Trabajo se ha comprometido con los sindicatos a realizar las gestiones oportunas para que la venta de los establecimientos de Marks & Spencer incluya también la plantilla, según aseguran fuentes sindicales.