AMDPress.- Tras el despido del consejero delegado de lUS FoodService, filial estadounidense del grupo holandés de distribución Ahold, Jim Miller, que había sido precedido de la sustitución del responsable de compras y de márketing nada más desvelarse el escándalo; ahora les ha tocado el turno a Michael Resnick, director financiero y del asesor general del grupo, y a David Abramson, actual vicepresidente de esta división. Ambos ocupaban sus cargos desde 2001 y 1996, respectivamente.

La filial de Ahold admitió haber inflado sus cuentas en más de 500 millones de dólares, pero posteriormente la auditora PricewaterhouseCoopers ha descubierto que el montante final de la irregularidad contable supera los 800 millones.