El 95% de las empresas fabricantes y distribuidoras de productos de gran consumo podrían empezar a operar en euros hoy mismo, según los datos de la segunda fase del Termómetro Euro de AECOC, un proyecto destinado a medir el grado de preparación de este sector ante la llegada de la moneda única. Según este trabajo, el 100% del sector está informado de que antes del 1 de enero de 2002 deberá adaptarse obligatoriamente al euro, si bien el 93% de las empresas se relacionarán entre ellas en euros un año antes siguiendo las recomendaciones de AECOC. De esta forma, AECOC consigue que el sector de gran consumo se adelante -exclusivamente en sus relaciones interempresariales- exactamente un año a la entrada en circulación de la nueva moneda, lo que supone un ahorro superior a los 200.000 millones de pesetas.