AMDPress.- El beneficio neto de Adolfo Domínguez en 2003 se elevó a 10,92 millones de euros, un 24,96% más respecto a 2002. El beneficio antes de impuestos creció un 39,27% con respecto al año anterior, cerrando el año con 15,81 millones de euros, frente a los 11,35 millones alcanzados en 2002. Por su parte, Adolfo Domínguez incrementó su volumen de ventas un 3,63 % con respecto a 2002. De esta forma, la cifra de ventas de la compañía se situó, a 31 de diciembre de 2003, en un total de 122,64 millones de euros, lo que supone 4,3 millones más que en 2002.

Asimismo, el margen bruto experimentó un crecimiento en 2003, situándose en 69,48 millones de euros frente a los 62,4 millones de euros en 2002, y alcanzando el 56,66% sobre ventas frente al 52,73% en el ejercicio anterior. Por su parte, el ebitda (cash flow de explotación) creció un 17,66% con respecto a este mismo periodo en 2002, situándose en 21,95 millones de euros, frente a los 18,66 millones que se contabilizaron en el ejercicio anterior.

A lo largo de 2003, se lanzó al mercado la nueva línea de complementos ADC, que ha seguido el mismo proceso que la Línea U: probando primero el producto en las tiendas existentes para, a continuación, comenzar el desarrollo a través de tiendas exclusivas. En total, en 2003, abrió ocho tiendas ADC. Asimismo, se inició la comercialización de la línea Mi Hogar Adolfo Domínguez a través de tiendas propias para analizar el grado de aceptación y la capacidad de generar su propio negocio.

El pasado ejercicio, Adolfo Domínguez abrió 37 puntos de venta nuevos. A 31 de diciembre de 2003, el número de tiendas del grupo es de 266, 125 tiendas propias -11 más que en 2002- y 141 franquicias -26 más que en el ejercicio anterior-. De las 37 nuevas tiendas, 19 corresponden la Línea U, que cierra así 2003 con un total de 69 locales. En 2004, los objetivos de la firma consistirán en implantar una red de tiendas exclusivas de complementos, mejorar el margen bruto y las ventas en comparables, y desarrollar nuevas líneas de producto.