AMDPress.- El Grupo El Corte Inglés y Marks & Spencer “tienen la satisfacción de comunicar que han llegado a un acuerdo” mediante el cual la firma española de distribución adquiere el negocio de la británica en España. Esta transacción, que ya ha sido notificado a las autoridades españolas de la Competencia, incluye los nueve establecimientos Marks & Spencer, situados en Barcelona, Bilbao, Madrid, Majadahonda, Sevilla, Torrejón de Ardoz y Valencia, y una oferta de continuidad de empleo para todos los trabajadores. La dirección de recursos humanos de El Corte Inglés permitirá que los 785 empleados de la cadena británica en España opten voluntariamente por integrarse como miembros de pleno derecho en su plantilla o bien por acogerse al expediente de regulación de empleo presentado por Marks & Spencer.

La intención del grupo que preside Isidoro Álvarez es tomar cuanto antes la gestión de las nueve tiendas de M&S en España para adaptarlas de forma inmediata a su tradicional línea de negocio y tenerlas plenamente operativas en la próxima campaña navideña.

Esta operación, cuya cuantía económica no ha trascendido, supone el segundo salto de envergadura que acomete el departamento de expansión de El Corte Inglés en lo que va de año, tras el acuerdo alcanzado el pasado mes de junio con el grupo Carrefour por el que adquirió cinco hipermercados a esta firma francesa por un precio que tampoco se ha desvelado.

El pasado martes, El Corte Inglés se reunió con los representantes sindicales de la firma británica en España y les comunicó que el acuerdo de compra estaba prácticamente cerrado. Las negociaciones para la venta de la división española de M&S habrían comenzado cuando la multinacional británica anunció el pasado mes de marzo la puesta en marcha de un plan de desinversiones que contemplaba el cierre de sus tiendas en Europa Continental y el despido de 4.000 trabajadores. Marks & Spencer encargó a la compañía inmobiliaria Healey & Baker la recepción de ofertas y la venta de las tiendas.