AMDPress.- Los cambios de pesetas a euros se están adaptando en los últimos meses para que las nuevas terminaciones en céntimos de euros consigan acabar en 9, 5 ó 0, "precios psicológicos" también habituales cuando comprábamos en pesetas, según se desprende de un estudio elaborado por ACNielsen y presentado ayer en Madrid. Concretamente en febrero de 2002, el 12,6% del total de precios en euros ya terminaba en 9; el 12% en 5; y el 12,8% en 0, y todo parece indicar que estos porcentajes se incrementarán en los próximos meses.

En cuanto a la repercusión del euro en los precios de productos de gran consumo (alimentación envasada y droguería-perfumería), se ha visto que el temor de una subida generalizada aprovechando la implantación de la nueva moneda era en principio infundado, ya que éstos han aumentado en tan sólo un 0,5% en el período enero-febrero de 2002 respecto a diciembre de 2001. Cabe destacar, sin embargo, el incremento del 2,08% que los precios de alimentación envasada registraron en el último trimestre del pasado año, frente al 0,4% de incremento que sufrieron los de bebidas en este mismo periodo.

En total desde septiembre de 2001 hasta febrero de 2002 los precios de los productos de alimentación envasada han subido un 2,72%, mientras que los de bebidas se incrementaron sólo el 1,01%.