Los datos del Panel de Consumo del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación reflejan en el primer semestre de 2000 un aumento del consumo de alimentos del 1%, hasta los 12.502,3 millones de kilos; mientras que el gasto en este mismo periodo de tiempo ascendió un 5,3%, situándose en los 3,2 billones de pesetas. Los productos que han registrado un mejor comportamiento en estos primeros seis meses son las frutas frescas, la bollería/pastelería, los platos preparados, las hortalizas frescas y las cervezas, con incrementos en el consumo que oscilan entre el 3% y el 12,5%. Es de destacar la recuperación de las frutas frescas, tras el descenso que registraron en 1999. Éstas han crecido en volumen un 12,5% y en valor un 8% en el primer semestre. Por el contrario, los productos que más han descendido su consumo con respecto al mismo periodo de 1999 son las patatas, los vinos de calidad, las pastas, el aceite de oliva, el arroz, las legumbres y la leche líquida, con tasas de variación negativas de entre un 5,5% y un 10,6%.