AMDPress.- El grupo holandés Royal Ahold ha hecho público su intención de vender sus activos en España, aunque no ha especificado ni cuándo, ni qué precio está dispuesto a solicitar por ellos, ni si la venta se realizará en bloque o por partes.

En cualquier caso, fuentes de su filial en España han reiterado la intención del grupo de "mantener su compromiso con los proveedores" y, también, en transmitir un mensaje de calma a sus trabajadores, ya que en la venta de las tiendas, de producirse finalmente, se trataría de realizar con el compromiso de mantener el grueso de la plantilla actual.

Como se sabe, la filial hispana de Ahold consiguió en 2002 una facturación de 2.047 millones de euros (1.992 millones el año anterior), cantidad que la sitúa en séptima posición del ranking naiconal, tras el grupo Carrefour, Mercadona, Grupo Eroski, el grupo de empresas de distribución alimentanria de El Corte Inglés y las filiales españolas del grupo Auchan (Alcampo y Supermercados Sabeco).

En la actualidad, Ahold cuenta con 537 supermercados (incluidos los Neto), 48 hipermercados (de los que 31 son Hiperdino) y 40 cash. En total, la red comercial de Ahold en nuestro país está compuesta por 625 puntos de venta.

Por otra parte, Royal Ahold ha finalizado los nueve primeros meses del ejercicio 2003 con unas ventas de 43.329 millones de euros, un 11,68% menos que los 48.390 del mismo periodo del ejercicio previo. A su vez, las ventas consolidadas del tercer trimestre del ejercicio 2003 ascendieron a 13.000 millones de euros, 7,1% menos que el conseguido en el mismo periodo del año pasado, en que se generaron 14.000 millones de euros.

Según la compañía, las ventas se han visto profundamente afectadas por la bajada de los tipos de cambio, sobre todo respecto al dólar estadounidense; excluyendo los efectos de ajuste por la aplicación de dichos tipos, el retroceso en las ventas queda en un 2,7%. También ha influido la debilidad de la economía mundial y la intensa competencia que existe en el mercado también han sido factores de peso en el total trimestral de ventas.

En cualquier caso, las previsiones apuntan a que los resultados de explotación del ejercicio de 2003 van a estar determinados por el ajuste en los márgenes comerciales, lo que afectará especialmente a la norteamericana Foodservice, cuyas ventas aumentaron eun 5,9%, con 4.300 millones de dólares (4.000 millones en el año 2002), cifra que cabe atribuir en parte a los segmentos con márgenes reducidos. La adquisición de Allen Foods y Lady Baltimore en los meses de diciembre y septiembre de 2002, respectivamente, contribuyeron aproximadamente en un 2% al crecimiento de la cifra de ventas.

En Europa, las ventas de Royal Ahold aumentaron un 0,3%, totalizando 3.000 millones de euros (en 2002 se registró la misma cifra). El retroceso de ventas de Albert Heijn quedó compensado con un significativo crecimiento comercial registrado por Schuitema y por el incremento de ventas en Europa Central y en España.