AMDPress.- El hipermercado madrileño de Móstoles de Carrefour, en colaboración con el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) y la empresa Isofotón, produjo el pasado mes de enero su primer kilovatio de energía renovable a través de paneles fotovoltaicos instalados en 2003. Dicho paneles, que transforman la energía solar en eléctrica, tienen capacidad para que el centro pueda producir cerca de 8.000 kilovatios hora (kWh) anuales.

La utilización de estos kWh, que equivalen al consumo medio de energía de cuatro hogares españoles, permitirá disminuir la utilización de otros combustibles fósiles como el carbón o el petróleo, principales causantes del efecto invernadero y la lluvia ácida, respectivamente. La compañía prevé extender la ubicación de placas solares a otros establecimientos. En este sentido, Carrefour situó en enero otros paneles fotovoltaicos en sus dos centros madrileños de Alcobendas y Alcalá de Henares.