El director general de Agricultura, Rafael Milán, y el subdirector de Cultivos Herbáceos, Andrés de León, aceptaron ayer la propuesta presentada por los máximos representantes de la Asociación de Fabricantes de Harinas y Sémolas de España (AFHSE) para la constitución de una Mesa del Trigo Blando de ámbito nacional, en la que están presentes las Comunidades Autónomas y los representantes de los agentes económicos implicados en la cadena de producción, comercialización y transformación de este cereal. El presidente de AFHSE, Javier Carvajo destacó que "el principal objetivo de la constitución de esta Mesa es evitar que los harineros tengamos que importar dos millones de toneladas de trigo blando al año, prácticamente el 50% de la materia prima molturada". Al mismo tiempo, los fabricantes de harina de España pretenden que está iniciativa favorezca y aumente la calidad del trigo panificable que se cultiva en nuestro país.