La situación del mercado del huevo ha mejorado durante los primeros meses de 2000, debido a una bajada de la producción en toda Europa, estimada en un 3% respecto al pasado año, por las menores entradas de pollitas en granja. Una situación que se prevé se mantenga estable a lo largo del año, según la Asociación Española de Productores de Huevos (ASEPRHU), que recientemente ha celebrado su Asamblea General anual, en la que se ha analizado la situación del sector en el pasado año y las expectativas para el 2000. Según la patronal del sector, el excedente de producción de huevos en Europa, junto con la crisis de las dioxinas, hicieron caer los precios de los huevos en la UE durante 1999 a los niveles más bajos de los últimos cuatro años. Esta crisis llevó a los productores a vender con pérdidas durante al menos seis meses. Las cifras de exportación de huevos españoles aumentaron un 50% a lo largo del pasado año, alcanzando las 50.000 toneladas, de las que el 85% se comercializaron en países comunitarios. Los avicultores españoles han acordado en su Asamblea continuar con las acciones de mejora de calidad del huevo, apoyando a través de la Organización Interprofesional del Huevo y sus Productos la puesta en marcha de un plan de control de sanidad de la cabaña de ponedores a nivel nacional, la aplicación del sistema APPCC en los centros de embalaje de huevos, y la formación de los trabajadores de las empresas en materia de control de calidad y manipulación de alimentos. Igualmente está entre los objetivos de ASEPRHU para el año 2000 favorecer la transparencia del mercado del huevo, constatando los precios semanales de venta de los huevos en muelle de los centros de clasificación, lo que permitirá una mejor estimación de los márgenes comerciales y rentabilidad del sector. Por último, ASEPRHU, que agrupa a más del 60% de la avicultura de puesta española, continuará fomentando la investigación, la mejora de la calidad y la defensa de la imagen del huevo, ya que como asegura su presidente Jorge Abad, "aún hoy aparecen referencias muy desafortunadas hacia el huevo en medios de comunicación y publicidad, que insisten en asuntos, como el colesterol, totalmente superados ya por los expertos".