AMDPress.- Banco Cetelem, entidad financiera especializada en crédito al consumo perteneciente al grupo BNP-Paribas, considera que el consumidor español es el más optimista de Europa respecto a la coyuntura económica, pero tiene una intención de compra para 2004 inferior a la media europea. Esta es la principal conclusión del estudio El Observador de la Distribución, en el que Cetelem analiza el comportamiento del consumidor europeo y sus tendencias para el próximo año.

El estudio indica que españoles y belgas son los europeos con una percepción más favorable de la situación económica y opinan que ésta seguirá una tendencia favorable en su país durante 2004. Sin embargo, el consumidor nacional es, junto al portugués, quien menos intención de compra tienen para el próximo año.

Otros aspectos destacables son que los españoles se sitúan entre los que más confían en la Unión Europea y su futuro (al contrario que británicos, alemanes, franceses y portugueses), aunque están descontentos con el euro. Asimismo, son los más preocupados por el medio ambiente y las desigualdades sociales.

Por otro lado, la gran superficie especializada (sobre todo la situada en un centro comercial) es el lugar preferido para comprar muebles, electrodomésticos, equipamientos para el deporte e informática; mientras que la tienda de barrio es el mejor lugar para adquirir ropa, bricolaje y viajes; y los supermercados y mercados municipales, los más elegidos para las compras de alimentos frescos. Sin embargo, El Observador de la Distribución prevé que el hipermercado se beneficie de la preferencia por los centros comerciales y recupere parte de la cuota perdida en los últimos años.

Frente al poderío de las grandes superficies y los centros comerciales, las pequeñas tiendas tienen la oportunidad de los centros comerciales abiertos, opción por la que reconsiderarían su lugar de compra habitual los consumidores si ofreciera una oferta homogénea y servicios como aparcamiento, entrega a domicilio o tarjetas de fidelización, entre otros.

En el conjunto de Europa, la comodidad de los productos (que faciliten las tareas cotidianas, etc.) es seleccionada por el 80% de los consumidores como una prioridad absoluta en la compra; al tiempo que el 77% señala la calidad como factor prioritario de compra; y el 62% estima que el precio sea una motivación principal, porcentaje que reduce un 13% respecto al estudio referente al año 2000.

Los criterios de selección de la tienda son, por su parte, la calidad, la variedad del surtido y la competitividad de sus precios; al mismo tiempo que se valora de forma muy positiva la información sobre los productos, la disponibilidad y competencia de los vendedores, la proximidad geográfica y la oferta de servicios como entrega a domicilio y posibilidad de devolución.

Por último, los sectores en los que se espera un mayor crecimiento dentro del sector de la alimentación y no-alimentación son las relacionadas con los factoes salud-belleza (aceite de oliva, yogures bifidus y desnatados, agua mineral, etc.), funcionalidad (platos preparados, sobre todo) y moda-prestigio (vinos con D.O., ahumados, etc.).