Aral Digital.- Eroski ha reabierto hoy, 14 de abril, su segunda tienda ecoeficiente en Castro Urdiales (Cantabria), tras cerrarla para implantar medidas, “fiel a su compromiso con el medio ambiente”. Estas medidas permitirán no sólo ahorrar un 20% de energía “respecto a una tienda convencional” y más de 80 toneladas al año en emisiones de CO2, sino que, además, se abastecerá mediante “energías ecoeficientes y ecológicamente sostenibles”, indica el retailer.

Entre las medidas implantadas se encuentran las de la colocación de puertas y tapas en el mobiliario de congelado y refrigerado para disminuir la pérdida de frío, la sustitución de focos de sodio Blanco por iluminación mediante LEDs, y la implantación de autómata de gestión energética que permite reducir y gestionar los consumos energéticos mediante la regulación automática de las instalaciones, entre otras.

Además, la cadena de distribución ha puesto en marcha otras iniciativas como la oferta de tres tipos de bolsas reutilizables, el uso de palets y cajas reutilizables en el circuito logístico, la instalación de dispositivos de ahorro de agua o la implantación de proyectos de ecodiseño de envases y embalajes.

Con la remodelación de esta tienda, Eroski pretende reducir el impacto medioambiental de la actividad del centro, “tanto mediante una reducción en el consumo energético como con el uso de energías eficientes”. El proyecto comenzó en 2008 con un estudio de la eficiencia energética y la elaboración del mapa global de impactos y riesgos ambientales. En 2010 se extendieron medidas de ecoeficiencia testadas en hipermercados y supermercados y se inauguró la primera tienda ecoeficiente de la cooperativa en el barrio de Gros, en San Sebastián.