Aral Digital.- España se sitúa a la cabeza de Europa en consumo de productos de marca de distribuidor (MDD), con una cuota del 40% sobre el total de las ventas, según datos de Improven. También lidera igualmente las diferencias de precio entre marca de distribuidor y marca de fabricante, con un diferencial del 43%.

Según Mickael Devena, director de Trace One Ibérica, “la marca de distribuidor seguirá con crecimientos anuales de dos dígitos en España mientras siga la incertidumbre económica”. “El consumidor español, en situaciones de crisis, se decanta mayoritariamente por comprar productos de marca de distribuidor, que considera de buena calidad y a precios más baratos que los productos de marcas de fabricantes”, concluye el responsable de esta plataforma e-colaborativa que pone en contacto a distribuidores con proveedores.

Los grandes distribuidores han visto en el desarrollo de productos de marca propia “un balón de oxígeno a la crisis y una vía de crecimiento a explotar”, con el objetivo de desarrollar productos de MDD para todos los segmentos del mercado food y non food, indican desde Trace One. En cinco años la cuota de la MDD ha subido 10 puntos en España, con un aumento récord en 2010 de tres puntos.