La Federación Española de Hostelería (Fehr) acaba de hacer entrega de los VII Premios Nacionales de Hostelería en el teatro Campoamor de Oviedo. Más de 500 personas, entre empresarios, profesionales del sector, representantes institucionales y empresas proveedoras del sector se dieron cita en este encuentro de la hostelería nacional, con el fin de reconocer la labor y esfuerzo de empresas o personas que contribuyen a engrandecer y dignificar el sector hostelero. José María Rubio, presidente de la Federación Española de Hostelería destacó la importante labor desarrollada por los premiados, que son "el reflejo y la muestra de lo que es nuestro sector. Un sector grande, maduro, socialmente responsable, solidario, profesional, fuerte e importantísimo para la economía y el futuro de este país". El presidente de Fehr aprovechó asimismo para lanzar un mensaje esperanzador pidiendo un cambio de mentalidad cambiando la palabra crisis por "cambio de ciclo, una nueva situación que ha llegado para quedarse, y en la que la única alternativa para mantener los locales es entender el nuevo funcionamiento del mercado". 

El presidente de Hostelería de Asturias, José Luis Álvarez Almeida, hizo hincapié, por su parte, en el orgullo que le supone pertenecer a este sector, que "pese a que por su naturaleza está fragmentado en decenas de miles de de empresas, mantiene una gran cohesión gracias a las asociaciones hosteleras y a la Fehr. Es una realidad que quizá no utilizamos suficientemente… La Fehr es cada vez más necesaria. Su influencia ante el gobierno de la nación es vital". Almeida también alabó a los premiados, que son "un ejemplo para todos nosotros y una muestra de actitudes, esfuerzos y empeños muchas veces personales, que van prendiendo en la sociedad y que con el paso de los años les hacen destacar".

El premio al empresario del año recayó en Adolfo Muñoz, propietario Grupo Adolfo de Toledo; a la empresa hostelera fue para Café del Norte de Valladolid; a la empresa hostelera comprometida con la Responsabilidad Social lo obtuvo la campaña Restaurantes contra el hambre; a la empresa hostelera comprometida con las personas con discapacidad, que fue a parar a Mc Donals; a la hostelera destacada en innovación tecnológica que consiguió el restaurante de Denia de Quique Dacosta; y a la empresa hostelera comprometida con la calidad que recayó en Grupo Europa de Pamplona.

Por su parte, el premio a la empresa hostelera destacada en seguridad alimentaria fue para Serunión; el premio a la empresa hostelera destacada en la promoción de la cultura recayó en Café de Chinitas de Madrid; el premio a la empresa hostelera comprometida con la responsabilidad medioambiental fue para Chiringuito Nahú Beach de Cádiz; mientras el premio "José Luis Fernández Noriega" a la concordia lo obtuvo Iñaki Azkuna, alcalde de Bilbao.

Asimismo, también se extendieron una serie de reconocimientos del sector a medio de comunicación: Televisión Española; a persona: Martín Berasategui; a empresa, Leche Pascual; a entidad: Ayuntamiento de Oviedo; a Restaurante Centenario: Casa Gerardo de Prendes (Asturias); a la Escuela de Hostelería, las Carolinas de Santander; al directivo de Asociación, José Antonio Pérez de Huesca; y a ejecutivo de Asociación: Valentín Salamanca de Toledo.