Aral Digital.- “Los españoles saben que nuestra compañía ofrece productos de excelente calidad a precios muy competitivos, lo que nos permite tener clientes muy fieles. De hecho, en 2009, la fidelidad de nuestros clientes ha crecido en más de un 10% respecto a 2008”, asegura Ferran Figueras, director general financiero de Lidl Supermercados, en declaraciones exclusivas a ARAL Digital.

La compañía, que abrió su primera tienda en España en 1994, concretamente en Lleida, alcanzará en las próximas fechas los 500 establecimientos en el país. “Desde la inauguración de aquel supermercado, la presencia de Lidl en España no ha cesado de crecer, lo que se debe a que la compañía ha sabido adaptarse a las preferencias del mercado nacional y ganarse así la confianza de los consumidores españoles”, asevera Figueras.

De cara al futuro inmediato, la compañía tiene centrada su mirada en las islas Canarias, donde invertirá 300 millones de euros. “Afrontamos nuestro plan de expansión en las Canarias con mucha ilusión, ya que tienen una de las cestas de la compra más caras de España y estamos seguros que la presencia de Lidl supondrá un alivio para la economía de las familias canarias”, adelanta el director financiero.

La compañía pretende abrir en las Canarias 12 nuevos establecimientos a principios de 2010 y una gran plataforma logística, cuyas obras está previsto que acaben a finales del presente año. En total, la apertura de las tiendas y la plataforma logística supondrán la creación de más de 500 empleos directos.

Lidl ofrece en sus establecimientos un surtido básico de más de 1.200 referencias. “Nuestro volumen de referencias, muy selectivo, contribuye a aumentar la frecuencia de compra de cada artículo y nos permite llegar a acuerdos muy favorables con nuestros proveedores que repercutimos en el precio final de venta”, asevera Figueras, quien enuncia el compromiso adquirido por Lidl para “garantizar que todos nuestros productos de marca propia ofrezcan, como mínimo, las mismas calidades y cualidades que las marcas comerciales líderes del mercado”.

“Somos conscientes de que el factor precio gana cada vez más importancia en las decisiones de compra, pero ya éramos conocidos por cumplir este requisito. Por ello, nuestras últimas actividades buscan fortalecer otro de los atributos básicos de Lidl, la calidad de nuestras marcas propias”, según enuncia Figueras, para quien Lidl está apostando con fuerza por “marcas propias de la máxima calidad, idéntica a la de las primeras enseñas, pero que tienen un coste menor porque invertimos la mayor parte de los recursos en la obtención de buenos productos y renunciamos a gastos innecesarios que no aportan ningún valor añadido”.

Lea la entrevista completa en el número 1.566 de la revista ARAL.