Los responsables de la bodega riojana Herederos del Marqués del Riscal y el arquitecto canadiense Frank Gehry, creador del Guggenheim de Bilbao, presentaron ayer, 1 de junio, en esta centenaria bodega situada en la localidad alavesa de Elciego, el proyecto de la que se convertirá en su nueva sede social en 2003. La maqueta propuesta por Gehry, en la que lleva trabajando dos años, está en la línea de sus proyectos anteriores, sobre todo en lo que respecta a sus materiales emblemáticos, titanio y acero inoxidable, que en este caso compartirán protagonismo con la piedra, como elemento identificativo de las construcciones de la zona. Gehry apuntó que "será un edificio de piedra con alas metálicas, en el que aún no están decicidos los colores, pero tiene muchas posibilidades el rosa/burdeos, en homenaje al producto", y destacó también su afición al vino y su simpatía por el País Vasco, si bien, casi con toda seguridad, éste será su último edificio en Euskadi. Este proyecto, que pretende profesionalizar las visitas que hasta ahora se han venido realizando a la bodega y que en 1999 superaron las 3.000, integrará diferentes espacios ubicados en varias plantas, entre los que destacan el museo, la sala de conferencias, un restaurante, una tienda y 14 habitaciones. La inversión prevista, que incluye la construcción del edificio y el presupuesto en maketing e imagen alcanzará los 200 millones de dólares, unos 35.660 millones de pesetas. Según explicaron los responsables de la bodega, "esta impactante construcción potenciará el nombre y la marca de Herederos de Marqués de Riscal, pero también promocionará la zona". La propuesta de Frank Gehry tiene ya la réplica en los proyectos de otros reputados arquitectos, Philippe Mazieres y Santiago Calatrava, que también están trabajando en futuras construcciones vanguardistas e innovadoras para las bodegas C.V.N.E . y Bodegas y Bebidas, respectivamente.