AMDPress.- EL grupo gallaego Inditex obtuvo en los tres primeros trimestres de 2001 un beneficio neto de 208,8 millones de euros (34.741 millones de pesetas), lo que supone un crecimiento del 31% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

El resultado de operaciones ha ascendido a 308,5 millones de euros (51.330 millones de pesetas), lo que equivale a un aumento del 35% con relación a 2000, y el cash flow de explotación, a 444,4 millones de euros (73.942 millones de pesetas), un 34% superior al del ejercicio anterior. Tan sólo el volumen de negocio correspondiente a los nueve primeros meses, que fue de 2.191,7 millones de euros (364.668 millones de pesetas) ha experimentado un crecimiento inferior (del 24%) al del resto de variables.

El grupo presidido por Amancio Ortega se había propuesto invertir en 2001 cerca 75.000 millones de pesetas y había previsto dotarse de 215 nuevos establecimientos, de los que más del 60% debían engrosar la red de distribución de Inditex en los mercados exteriores. Hasta noviembre, se habían llevado a término inversiones por valor de 51.500 millones de pesetas y la cifra de aperturas ascendía a 126. De las seis cadenas de que se compone Inditex (Zara, Pull & Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius y Oysho), la que ha recibido un espaldarazo más fuerte en el extranjero ha sido Zara, mientras que en España, han sido Bershka y Oysho (la cadena especializada en lencería que viera la luz el pasado septiembre) las que han absorbido más recursos.