El Grupo Inditex, propietario de las cadenas textiles Zara, Stradivarius, Bershka, Massimo Dutti y Pull & Bear, alcanzó un beneficio neto en 1999 de 205 millones de euros (más de 34.000 millones de pesetas), lo que representa un incremento del 33,7% respecto al obtenido en el ejercicio anterior. La facturación obtenida por Inditex fue de 2.026 millones de euros (337.170 millones de pesetas), un 25,5% más. Del total de las ventas, un 48% provienen de los mercados exteriores, tres puntos porcentuales más que en 1998.