El Gobierno italiano ha aprobado una serie de medidas destinadas a frenar el contagio de la enfermedad de la encefalopatía espongiforme bovina (EEB), entre las que se incluye el cierre de las fronteras al vacuno adulto de más de 18 meses y al resto de carne de bovino con hueso procedente de Francia. Asimismo, se ha prohibido el uso de harinas animales y de pescado en la alimentación de todos los animales hervíboros. Esta decisión italiana de prohibir las importaciones francesas respalda las medidas adoptadas el Gobierno español la semana pasada.