Aral Digital.- La cadena de supermercados Juan Fornés Fornés, que comercializa la enseña Masymas, cerró el ejercicio 2006 con un crecimiento en su facturación de un 13%, hasta alcanzar los 150 millones de euros.

La cadena puso en marcha, el pasado año, once nuevos establecimientos, entre los que se incluyen los cuatro establecimientos comprados a Planesia. Obtener todos estos resultados no ha sido una traba para la compañía para pensar también en los retos del futuro.

Su vocación es seguir desarrollándonos en las tres provincias de la Comunidad Valenciana. Si bien es consciente de las dificultades existentes en un entorno altamente competitivo, la empresa tiene confianza en seguir avanzando. Por ello, para este año prevé inaugurar entre 8 y 10 supermercados.

Asimismo, Supermercados Masymas seguirá apostando por motivar a sus empleados, y, por supuesto, tampoco se olvida de sus clientes, dándoles lo que necesitan con las mejores soluciones y convirtiendo los supermercados “masymas” en puntos, donde encuentre todo lo que necesite al mejor precio posible.

En este sentido, la empresa focaliza su atención hacia los productos frescos con venta asistida y de libre servicio, amplio surtido de marcas y a precios competitivos.

Con un cliente tan exigente y un entorno tan competitivo, la fórmula del éxito radica en la diferenciación. Por ello y siguiendo con su estrategia, Supermercados Masymas se muestra flexible para adaptarse a las novísimas situaciones que el cliente presenta.

Ante el panorama actual de la distribución, la compañía aboga por una gestión eficiente y rentable para sobrevivir.