La Audiencia Provincial de Valencia en su sentencia del 22 de marzo de 2000 ha dado la razón a Biersdorf AG y BDF Nivea, propietarias de la marca Nivea Creme, en su demanda para garantizar el uso exclusivo de su marca. En esa sentencia se condena a Industrias Quimi Romar a cesar la comercialización de los envases de sus marcas de cremas de manos Amalfi y Garley ya que se parecía a la lata azul de Nivea, y por vulnerar los artículos 5 y 6 de la Ley de Competencia Desleal y los artículos 31.1, 35 y 36 de la Ley de Marcas.