AMDPress.- La Comisión Europea ha denunciado ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea el incumplimiento en la transposición de la Directiva 1999/44 sobre Garantías de Bienes de Consumo en España, Luxemburgo, Francia y Bélgica. En el caso concreto de España, se ha adoptado parte de las medidas incluidas en el texto europeo, mientras que los otros tres estados no han reflejado de ningún modo en su legislación el contenido de la Directiva.

Esta Directiva, aprobada en mayo de 1999, debía haber sido trasladada a los ordenamientos jurídicos nacionales antes de enero de 2002. En enero de 2003 se envió un dictamen motivado a ocho estados miembro que no habían cumplido el plazo inicial. Sin embargo, Luxemburgo, Francia y Bélgica no han adoptado ninguna medida tras la advertencia. España ha notificado a la Comisión la transposición de parte del contenido de la misma, pero no de su totalidad, por lo que también está incluida en la causa que obligará, tras el fallo del tribunal, a tomar alguna medida e incluso a hacer frente a sanciones financieras.

En cuanto a su contenido, esta Directiva implica un aumento de las garantías que se ofrecen al consumidor, basado en el principio de conformidad del bien. Se impone mayor responsabilidad al vendedor, que deberá responder si lo vendido no se ajusta a lo pactado en el momento de la compra. En estos casos el usuario tendrá derecho a la devolución durante un período de dos años, en el caso de los productos nuevos, o doce meses en el de los usados.

El consumidor podrá reclamar la reparación del bien, la sustitución por otro nuevo, una reducción en el precio o la devolución íntegra de su dinero. Además, durante los seis primeros meses será el vendedor, y no el comprador, quien tendrá la obligación de probar que el bien adquirido sí se ajusta a las condiciones prometidas.