Aral Digital.- Kroger, uno de los gigantes de la distribución en Estados Unidos, ha incrementado un 0,8% sus ventas en 2009, hasta totalizar 55.721 millones de euros. Si se excluye la comercialización de combustible, ese porcentaje de incremento llegaría al 2,9%, y hablando de ventas comparables el crecimiento ha sido del 2,1%.

Por su parte, el beneficio neto registrado por el operador norteamericano ha ascendido a 50,8 millones de euros. Asimismo, a lo largo del año pasado, Kroger invirtió 1.561 millones de euros, sin incluir las adquisiciones y la compra de instalaciones.

“Durante el año pasado, Kroger logró crecer satisfactoriamente en términos de ventas comparables, cumpliendo así uno de los objetivos clave de nuestro modelo de negocio”, indica David B. Dillon, presidente y director ejecutivo de la compañía. “Gracias al esfuerzo de nuestros socios, seguimos ampliando la diferencia del crecimiento de las ventas de Kroger y el de la mayoría de nuestros competidores. Consideramos que estas actuaciones tienen implicaciones sumamente positivas para nuestros socios, clientes y accionistas, para seguir cultivando nuestro negocio”, concluye Dillon.

Para el ejercicio actual, Kroger pronostica un crecimiento de ventas comparables -excluyendo el combustible- de entre el 2 y el 3%. La cadena con sede en Cincinnati (Ohio) considera que muchos de los factores que han influido en la evolución de su negocio a lo largo de la segunda mitad de 2009 continuarán, al menos, durante el primer semestre de 2010.

La compañía minorista emplea a más de 334.000 socios que ofrecen sus servicios a clientes en 2.468 supermercados repartidos por 31 Estados bajo dos docenas de enseñas locales, entre las que se encuentran Kroger, City Market, Dillons, Jay C, Food 4 Less, Fred Meyer, Fry’s, King Soopers, QFC, Ralphs and Smith’s. La empresa también gestiona 777 tiendas de conveniencia, 374 joyerías, 893 estaciones de servicio y 40 plantas de procesado de industria alimenticia en Estados Unidos.