McLane España ha obtenido una facturación de 23.322 millones de pesetas en el año 2000, lo que supone un crecimiento del 29% respecto al ejercicio anterior. En los dos últimos años, McLane España ha incrementado su volumen de facturación en un 70,5%. Según fuentes de la compañía, la clave del crecimiento reside “en la especialización en la prestación de servicios integrales de distribución a tiendas de conveniencia y cadenas organizadas de fast food y restauración, así como en la distribución mayorista de tabaco a estancos”. Actualmente, McLane España gestiona 5.000 referencias de productos entre más de 6.000 clientes y trabaja con casi 900 proveedores.