La Generalitat de Catalunya ha aprobado un nuevo proyecto de ley sobre grandes superficies que establece como gran superficie a todos los supermercados con una superficie de sala de ventas mayor de 400 metros cuadrados, así como a los centros de venta de vehículos, materiales para la construcción, jardinería, muebles y ferretería. Por tanto, una vez que se apruebe la ley, cada nuevo centro deberá recibir la doble licencia, autonómica y municipal. Además, el proyecto de ley señala que tampoco se concederán licencias a aquellas compañías que pertenezcan a un grupo de empresas con una cuota superior de sala de ventas superior al 25% del total de Cataluña o al 35% del área de influencia del centro en proyecto.