La dos patronales de la industria láctea española, la Asociación Nacional de Empresas Lácteas (ANEL) y la Federación Nacional (FENIL), han vuelto a fusionarse después de seis meses de intensas negociaciones. Tras la Asamblea General de la Fenil celebrada hoy en Madrid, con el único propósito de aprobar esta integración de empresas, el sector lácteo volverá a estar agrupado en torno a este organismo, que queda constituido por 120 empresas, con un volumen de negocio cercano a los 800.000 millones de pesetas. Con esta reunificación la Federación, compuesta por cuatro asociaciones y con una representación sectorial de más del 95%, abre un nuevo capítulo en su historia, tras la escisión del sector en 1995, cuando un grupo de empresas (Leyma-Lesa, Clas, Larsa, Iparlat, Lagasa y ATO) decidieron separarse de la Fenil y dieron lugar a ANEL. Asimismo, en la reunión celebrada hoy se ha elegido como presidente de la Fenil a Pedro Ara (Puleva), secretario general de ANEL hasta la fecha, y cuyo nombramiento tendrá la vigencia de un año. El nuevo presidente, que sustituye a Francisco Rodríguez, y que ha calificado la reunificación como "un proceso que hace honor a la madurez del sector", ha enumerado como objetivos prioritarios para esta nueva etapa: "la gestión eficaz de la normativa vigente en todos sus ámbitos, y dignificar la imagen y calidad de los productos lácteos y, muy especialmente, la de aquellos que al ser utilizados como productos reclamo para la distribución se han visto afectados en su imagen de calidad".