AMDPress.- La Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSI) y la Ley de Firma Electrónica dotarán a la sociedad española de unos instrumentos jurídicos que garantizarán la seguridad y la confianza de los consumidores en las transacciones electrónicas, tanto a título particular como en el comercio y la administración electrónica. Así lo ha manifestado el director general para el Desarrollo de la Sociedad de la Información, Borja Adsuara, en un seminario organizado en Madrid por el Instituto de Fomento Empresarial, donde ha explicado las razones por las que es necesario regular el uso de la Red.

No obstante, lo que estas leyes pretenden ofrecer es una imagen de "seguridad razonable", ya que, según Adsuara, "no existe la seguridad 100%: en Internet tiene que haber la misma seguridad que en el mundo físico.

En cuanto a la LSSI, Adsuara ha explicado que "se trata de una ley marco que no pretende regular todas las materias o servicios que se canalizan a través de Internet, sino el entorno, el medio en el que se realizan tales materias, por lo que los prestadores de servicios de cada sector deberán luego adaptar sus propias leyes a este entorno".

En respuesta a algunas opiniones que consideraban innecesaria esta regulación, ha recordado que el Gobierno español, como miembro de la Unión Europea, tiene la obligación "ineludible" de trasponer al derecho interno la Directiva 2000/31 de la Comisión Europea sobre los servicios de la sociedad de la información y el comercio electrónico. Asimismo, ha apuntado que los únicos Estados que han cumplido el plazo de dicha trasposición, que finalizaba el pasado 17 de enero, han sido Luxemburgo, Austria y Alemania.