AMDPress.- La pérdida desconocida (parte de beneficios esperados que, de acuerdo con el nivel de stocks en los inventarios, no llega a obtenerse) provoca al sector de la distribución comercial europea un perjuicio económico de 28.900 millones de euros, según se desprende del “Barómetro Europeo del Hurto en la Distribución Comercial” realizado por el Centre for Retail Research (CRR). Según el director de esta empresa, Joshua Bamfield, “la investigación muestra que la pérdida desconocida media sufrida por las tiendas de toda la Europa Occidental es del 1,42% del volumen de ventas”.

Los distribuidores comerciales europeos reconocen el problema financiero que provoca esta pérdida y han identificado el etiqutado en origen como la forma más eficaz para reducirla. En este sentido y dentro de el “Foro Europeo sobre Etiquetado en Origen”, organizado por Checkpoint Systems en Barcelona, los principales distribuidores de Europa (Carrefour, Intermarché, El Corte Inglés, Kaufhof, Royal Vendex y B&Q) debatirán el uso exclusivo del etiquetaje en origen con sus colegas del sector. Para conseguir la estandarización e implantación global de éste como la tecnología de seguridad del futuro, es necesaria la generalización de la nueva Radiofrecuencia Digital (nueva RF).

Como se sabe, el etiquetado en origen consiste en aplicar etiquetas de radiofrecuencia desechables a los embalajes de los artículos de consumo a las etiquetas de las prendas durante su proceso de fabricación o embalaje.

La radiofrecuencia es la tecnología elegida en más del 90% del mercado de la distribución comercial de alimentación en España y en un 75% por el mercado del bricolaje en Reino Unido; así mismo, ha sido elegida por los principales distribuidores comerciales de EE.UU.

Constituida en 1967 en ese país, Checkpoint Systems tiene su sede central en Thorofare (New Jersey) y es el líder mundial en el etiquetado en origen, código de barras y radiofrecuencia. En la actualidad cuenta con centros de producción propios en EE.UU., España, Alemania, Suiza, Japón, República Dominicana y Puerto Rico. En el ejercicio 2000 alcanzó una cifra de negocios de 756,7 millones de dólares (841,4 millones de euros). Tiene una plantilla de 5.000 trabajadores.