En el pasado ejercicio la producción de papel en España creció un 5,8% para superar los 4,4 millones de toneladas, según los datos de la Asociación Nacional de Fabricantes de Pastas, Papel y Cartón (ASPAPEL). Un incremento casi tres puntos por encima al de la media de los países UE. Respecto al consumo aumentó un 6%, destacando por tipos, dentro de un crecimiento generalizado, el buen comportamiento de los papeles destinados a usos culturales y de comunicación, como el papel prensa, que ha registrado una tasa de variación positiva de un 11,8% o los utilizados para impresión y escritura, con un incremento del 8,5%. Para Juan Villena, presidente de ASPAPEL, "el impulso dado por la electrónica y la informática a la comunicación y el comercio, junto con la buena marcha general de la economía, vienen motivando en los últimos años un crecimiento sostenido en el consumo del papel, muy por encima del PIB".