AMDPress.- La coincidencia de nombre con la colonia Zinnia, propiedad de Antonio Puig, ha frenado el objetivo de la compañía Econo Droper de ir progresivamente adaptando sus establecimientos a un nuevo anagrama.

Aunque no existen problemas legales que impidan a las empresas del grupo operar bajo este nombre, las buenas relaciones existentes entre los responsables de la cadena y la compañía Puig ha llevado a los primeros a tomar voluntariamente esta decisión.

Hasta la fecha, el anagrama Zinnia está presente en un par de tiendas y estaba prevista su inclusión en una tercera, que por el momento se ha paralizado. Antes del tercer trimestre del año los responsables de Econo Droper estiman que estarán en disposición de presentar el nuevo nombre de sus establecimientos.