AMDPress.- Como consecuencia de las “irregularidades contables” detectadas por el grupo Ahold (Ver ARAL Digital número 678), el futuro del mismo, que tiene una deuda de 12.000 millones de euros, ha quedado en manos de sus bancos acreedores, quienes podrían forzar la venta de activos a nivel mundo para intentar recomponer su cuenta de resultados.

Por todo ello, Ahold podría verse obligado, para sobrevivir, a desprenderse de sus negocios no estratégicos, entre los que podrían encontrarse algunas de sus tiendas en España, máxime cuando su negocio español atraviesa también problemas financieros debido al incremento de costes y al retraso en la integración de Superdiplo.

En este contexto, las desinversiones europeas de Ahold, de llegar a producirse, serían una magnifica oportunidad para que el grupo norteamericano Wal-Mart efectuase su tantas veces anunciada entrada en el sector español de la distribución. Como se sabe, la estadounidense Wal-Mart es el primer grupo mundial de distribución, seguido por el francés Carrefour y el holandés Ahold.