Aral Digital.- La cadena Lidl ha rebajado el precio de determinados productos finales trasladando al consumidor las rebajas de precio que han venido experimentando ciertas materias primas en los últimos meses. Así, el coste de productos como la leche, el aceite, la pasta seca o la harina de trigo han registrado “reducciones considerables”, tal y como apuntan fuentes de la cadena alemana.

La mayor reducción de los precios la ha experimentado el aceite de girasol de 1 litro, que desde el pasado mes de octubre ha rebajado su precio en un 34%. También la mantequilla de 250 gramos ha visto disminuido su coste hasta un 20% desde el último trimestre del año pasado, mientras que el descenso del precio del aceite de oliva de 1 litro se ha concretado en un 19%. Igualmente, las pastas (macarrones y spaguetti de un 1 kilo) son un 16% más baratas que en el mes de octubre.

Lidl ha decidido aplicar esta rebaja de precios en origen a todos los productos alimenticios básicos y “tiene el firme compromiso de seguir haciéndolo en el futuro”, aseguran desde la compañía de discount. A través de la adopción de esta medida, Lidl pretende conseguir que sus consumidores puedan aprovechar la rebaja de los precios de las materias primas, “ahorrándose todavía más dinero en la cesta de la compra al adquirir productos de la misma calidad”.