Los beneficios antes de impuestos del grupo británico de distribución comercial Marks & Spencer han descendido un 4,9% en los seis primeros meses del ejercicio, al pasar de los 192,8 millones de libras obtenidos en el mismo periodo del año anterior a los 183,4 millones de dólares del primer semestre de este año. Las ventas, por su parte, se situaron en el mismo volumen que en los seis primeros meses del ejercicio pasado. Luc Vandevelde, presidente y director ejecutivo del grupo de distribución, ha declarado que "el descenso de las pérdidas operativas se ha debido, en parte, al cierre de tiendas poco rentables en el segundo semestre del año pasado, así como a la buena marcha del negocio de franquicias". En cualquier caso, Vandevelde ha señalado que, si bien las ventas en toda Europa Continental se mantuvieron, "la evolución del negocio en Alemania y Francia continúa siendo difícil".