El 80% de los directivos europeos de la industria alimentaria ve en la concentración del sector de la distribución comercial la principal amenaza para sus empresas, según se desprende del estudio “Europe´s recipe for success...innovate and consolidate”, elaborado por KPMG Corporate Finance. Este estudio realizado a partir de las respuestas a altos directivos de más de 90 compañías en Alemania, España, Francia, Holanda, Italia y Reino Unido, revela la fuerte presión que para la industria de alimentos supone las operaciones protagonizadas por los grandes grupos de distribución, como Carrefour o Ahold. El poder de negociación de estos grandes grupos y su carácter paneuropeo, lo que deja pocas posibilidades a los proveedores nacionales, son los factores negativos en los que más inciden los directivos entrevistados. Ante esto, la mayoría de los entrevistados destacó la necesidad de afrontar un proceso de reestructuración de la industria alimentaria a través de alianzas, fusiones o adquisiciones que den a las compañías el tamaño necesario para competir en el mercado europeo. Concretamente dos de cada tres consultados considera probable que su compañía adquiera otra empresa en los próximos tres años. No obstante, los directivos entrevistados en España consideran que el proceso de concentración en el sector de la industria alimentaria tendrá efectos negativos sobre sus negocios. Pese a ello, son optimistas en cuanto al futuro del sector en nuestro país, ya que el 85% considera que las perspectivas de crecimiento para las compañías proveedoras de alimentos en España son mejores que en los últimos cinco años, gracias al impulso del consumo interno.