Según un estudio realizado por la empresa Retail Insights a petición de ProCaton Bélgica, en las tres cadenas de distribución más importantes de Bélgica (GB, Colruyt y Delhaizecon), los envases de cartoncillo se escanean más rápido que otros materiales en las cajas de los hipermercados y sólo un porcentaje muy pequeño de los mismos debe pasarse una segunda vez por el lector óptico. El estudio de mercado, basado en el análisis del tiempo necesario para escanear en tiempo real 40 productos de alta rotación envasados en carboncillo, vidrio, metal y plástico, revela que los envases de carboncillo se escanean, en términos de tiempo, un 20% más rápido que los de plástico. Otra de las ventajas de las cajas de carboncillo es que sólo un 4,8% de las mismas se debe volver a pasar por el lector óptico, mientras que en el caso de los envases de plástico el porcentaje asciende al 12,5%. Los productos que mostraron más problemas con el lector óptico fueron los envasados en film de plástico, los alimentos frescos, la carne preenvasada, los bombones en bolsa, las patatas fritas y otros snacks y las botellas con film retráctil.