AMDPress.- A la industria de los envases le aguarda un futuro prometedor en el que los envases inteligentes serán elementos cada vez más comunes y en el que la protección de la salud de los consumidores será el factor orientador de la innovación, según se afirma en el Informe sobre Envases para el Consumo realizado por Rexam. Sin embargo, también se desprende del citado informe que las exigencias medioambientales y sociales también ocuparán un lugar destacado en las prioridades de los fabricantes de envases.

Asimismo, una de las tendencias más relevantes viene conformada por la costumbre de comer, beber o incluso arreglarse durante los desplazamientos. Un informe de la consultora Datamonitor destaca al respecto que los europeos suelen realizar una media de cuatro desplazamientos diarios, que ocupan un tiempo mínimo de una hora. Con ello, no resulta sorprendente que la “conveniencia” sea el factor determinante principal del futuro de los envases, en el que se preve que los consumidores estarán dispuestos a gastar hasta dos o tres veces más en marcas que ofrezcan sus productos contenidos en envases con el mayor grado de conveniencia.

En el sector de las bebidas, los refrescos carbonatados siguen siendo el mayor segmento de bebidas envasadas individualmente, pero su índice de crecimiento ha sufrido una notoria desaceleración. Los licores siguen registrando una tendencia de retroceso, mientras que en lo que respecta al agua y a los zumos, se observa un aumento a escala mundial. Idéntica tendencia se observa en el segmento de bebidas deportivas y otros refrescos.

Dos son los factores básicos que determinan la evolución del sector de envases de bebidas: una tendencia de cambio de envases rellenables (o retornables) en favor de los envases reciclables y un cambio en los hábitos de consumo de cerveza, en el que se observa una creciente preferencia por productos de alta calidad presentados en envases distintivos. Existe además un claro margen de crecimiento para los envases reciclables, generado en gran medida por el hecho de que los consumidores optan cada vez con mayor frecuencia por el consumo en el hogar.

El informe también subraya que, contra pronóstico, los envases de bebidas presentan cifras de crecimiento superiores a las que arrojan los índices de consumo, dato que se ve apoyado por la marcada tendencia al alza de los tamaños de envase más pequeños.

En el sector de la alimentación, el incremento en el consumo de productos de alimentación que proporcionan un cierto nivel de conveniencia se ve influido por parámetros tales como el tipo de porciones, el tamaño, la manejabilidad, la facilidad de preparación y la disponibilidad en los puntos de venta, en los que deben incluirse las estaciones de servicio y máquinas de “vending”.

Los envases flexibles son, con diferencia, el segmento que encabeza el sector de envases para productos de alimentación en Europa Occidental, dado que en el año 2002 alcanzó un volumen del 40% de productos envasados. Los envases plásticos rígidos, incluyendo los contenedores plásticos más livianos diseñados para productos lácteos acaparan el 22% de todo el volumen envasado. Los envases fabricados a base de productos de papel totalizaron el 17%, los de metal el 11% y el vidrio, con un índice de crecimiento sostenido, conformó el envase del 8% de dicho volumen.

El estudio destaca que en el sector dedicado a la belleza y cuidado corporal, los crecientes niveles de renta disponible por parte de los consumidores están contribuyendo a la expansión del consumo de productos de belleza. El plástico es el dominador de este mercado, seguido por el papel, el vidrio y el metal. En el caso de las fragancias y cosméticos, el vidrio se está viendo sustituido progresivamente por materiales plásticos.

El mercado mundial de productos farmacéuticos presenta un crecimiento anual aproximado del 8% y el segmento de productos farmacéuticos sin receta ofrece unas previsiones de crecimiento anual del 6,5% para el periodo comprendido entre los años 2002 y 2007, alcanzando un valor previsto de unos 107.500 millones de dólares al final de dicho periodo. Europa registra un índice de crecimiento inferior a los Estados Unidos y el nivel de expansión menos relevante se observa en Japón.