La justicia francesa ha suspendido temporalmente el cierre de los 18 establecimientos de Marks & Spencer en Francia, que debían cerrar antes de final de 20001 y dan empleo a unos 1.700 trabajadores, ya que estima que no se ha respetado la consulta previa al comité de empresa, aunque sin embargo no se pronuncia sobre si el plan de reestructuración está justificado o no.