Aral Digital.- Makro Argentina planea lanzar un servicio de delivery para sus clientes en Buenos Aires, debido, según fuentes de la compañía, a la restrictiva normativa legal que impide abrir superficies con más de 5.000 metros cuadrados. La compañía no tiene ningún establecimiento en la capital de Argentina.

Por ello, Makro está pensando en surtir a más de 1.000 comercios, autoservicios, restaurantes, cafeterías e incluso maxiquioscos porteños desde sus tiendas más cercanas a la Buenos Aires. “Aunque no tenemos presión para crecer y abrir más sucursales, nos gustaría expandirnos, sobre todo en Buenos Aires, desarrollando una fuerza de ventas que funcione mediante un servicio de delivery”, según Roger Laughlin, gerente general de Makro Argentina.

Hasta ahora, la cadena tiene quince sucursales en el interior (siete en localidades del Gran Buenos Aires y las ocho restantes en Mendoza, Mar del Plata, Bahía Blanca, Rosario, Córdoba, Santa Fe y Tucumán).

En cuanto a los planes de expansión, Makro Argentina pretende abrir algunas sucursales más durante el próximo año en la zona sur del país.