AMDPress.- Makro Autoservicio Mayoristas, filial de la alemana Metro, ha implantado un código de buenas prácticas para el personal de sus 30 almacenes Cash&Carry. El objetivo es garantizar la seguridad alimentaria, prioridad de la compañía por ser los profesionales de la hostelería y la alimentación los destinatarios del 60% de las ventas. Estos clientes son cada vez más exigentes en la calidad y trazabilidad de los productos que adquieren para su negocio. Hasta el momento Makro se sometía voluntariamente a auditorías externas para controlar la calidad de sus productos.

El código de buenas prácticas se enmarca dentro del Plan Global de Calidad de Makro como un programa específico de formación continua en higiene y seguridad alimentaria. El programa está pensado para que lo apliquen los más de 700 empleados en contacto directo con alimetos, especialmente aquellos que manipulan los frescos. La guía incluye indicaciones de obligado cumplimiento sobre transporte, almacenaje, manipulación, envasado y conservación de alimentos. Además, se completa con instrucciones sobre limpieza y el cuidado de las instalaciones y utensilios.

Esta guía de conducta se complementará con las auditorías voluntarias a las que ya se someten periódicamente los almacenes Makro. Las auditorías son realizadas por laboratorios independientes para verificar el cumplimiento del sistema APPCC (Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control) y la normativa higiénico-sanitaria vigente.