La cadena de grandes almacenes británica Marks & Spencer ha decidido dar un vuelco a sus planes y no deshacerse de la cadena de supermercados Kings que posee en Estados Unidos. Por el contrario, la compañía británica ha anunciado que desarrollará este segmento de su negocio, que adquirió hace doce años por 110 millones de dólares.