Aral Digital.- La cadena de distribución Mercadona ha retirado 800 de las 9.000 referencias con que contaba en sus estanterías. Esta dinámica forma parte de la nueva estrategia emprendida por la compañía desde el pasado mes de octubre con la que trata de bajar el coste total del carro de la compra para adelantarse a la previsible caída de ventas que se espera para este año en el mercado de la distribución. De este modo, algunas grandes marcas se han visto eliminadas del lineal de Mercadona, así como algunos productos propios de la cadena (Hacendado o Bosque Verde).

Con esta reducción en la oferta se pretende incentivar el consumo. Las referencias que no cumplen con criterios de rotación y que no añaden valor añadido al mejor precio son retiradas. Asimismo, Mercadona está revisando otros procesos en la cadena de producción como es el transporte y el almacenaje, y está poniendo especial atención a aspectos tales como la duplicidad, que se produce cuando coexisten dos productos exactamente iguales pero con marcas diferentes.

Los fabricantes reconocen que Mercadona tiene el derecho de tomar las decisiones que considere oportunas para mejorar sus ventas, pero coinciden en lamentar las formas en las que la cadena valenciana a procedido a realizar el recorte. La industria alimentaria ha comenzado a organizarse para plantearse la interposición de una demanda al grupo presidido por Juan Roig por vulnerar la ley de Comercio. La demanda podría ser interpuesta a través de la patronal del sector, la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (Fiab), aunque algunas empresas estudian realizar, además, denuncias a nivel particular, según aseguran fuentes del sector.

La ley de Competencia de 1999 establece que se considerará una conducta desleal “la ruptura, aunque sea de forma parcial, de una relación comercial establecida sin que haya existido preaviso escrito y preciso con una antelación mínima de seis meses, salvo que se deba a incumplimientos graves de las condiciones pactadas o en caso de fuerza mayor”.