La cadena de supermercados Mercadona ha iniciado contactos con Marks & Spencer con objeto de interesarse por los activos que ha previsto vender la filial española del grupo británico, como parte de su programa de desinversión en Europa continental y en Estados Unidos. Según fuentes sindicales, la compra de los centros significaría que la cadena de origen valenciano asumiría la plantilla de los mismos.

Aunque la compañía presidida por Juan Roig no ha recibido todavía contestación por parte de Marks & Spencer, si las conversaciones fructificasen, trataría de acomodar los locales al formato de supermercado así como remodelar aquellos que tengan dificultades para esta utilización. Sin embargo, Mercadona podría encontrar otras dificultades a la hora de adquirir algunos establecimientos, especialmente los que están ubicados en centros comerciales donde ya existe un hipermercado que actúa como “locomotora” del centro.