AMDPress.- En el pasado ejercicio, Miquel Alimentaciò Grup, con sede en Vilamalla (Alt Empordà) y segundo mayor grupo de la distribución catalana, consiguió unas ventas netas de 549,93 millones de euros (91.500 millones de pesetas), un 8% más que en el ejercicio anterior. En un principio la facturación prevista para el 2001 era de 571 millones de euros (95.000 millones de pesetas), con un incremento del 12,4% respecto al año precedente, pero no se alcanzó básicamente porque en marzo de 2001 el grupo se desprendió de su división de tiendas descuento Zero, compuesta por 46 tiendas, que vendió en su mayor parte al grupo Caprabo, y en menor medida a otros operadores, como a la empresa también barcelonesa Bon Preu. El resto de tiendas Zero, siete establecimientos, los ha reformado y reconvertido durante los últimos meses en supermercados con las enseñas Suma y SuperAvui.

Con la liquidez proporcionada por la venta de la línea Zero (en su momento la operación se valoró en 48 millones de euros (unos 8.000 millones de pesetas), el grupo gerundense ha impulsando otras líneas de negocio, en concreto sus establecimientos mayoristas para profesionales, denominados Gros Mercat. En este sentido, el grupo ha invertido en 2001 unos 30 millones de euros (aproximadamente 5.000 millones de pesetas) en la inauguración de cinco nuevos cash en Lleida, Tarragona, Torrevieja, Elche y Castellón, estos tres últimos en la comunidad de Valencia, en la que entró por vez primera durante el pasado ejercicio. Con todos ellos, el grupo conseguía reunir un total de 19 centros Gros Mercat, que están repartidos por las comunidades de Cataluña (aquí es líder en este segmento de mercado), Baleares y Valencia.