El presidente de la Generalitat de Catalunya ha sido el encargado de inaugurar la fábrica de Nestlé en Viladecans, que tras vivir una importante remodelación, que ha supuesto una inversión total de 8.000 millones de pesetas, se ha convertido en el único centro del Grupo Nestlé en Europa dedicado a la producción de yogur líquido. El centro, que inició su actividad en 1965 como centro de producción de helados, ha vivido diversas transformaciones, siendo la última la iniciada en 1994 con una inversión de 4.000 millones de pesetas, que se ha completado en los últimos años con la aportación de otros 4.000 millones, para la ampliación de su capacidad de producción y su especialización en la fabricación de yogur. En estos momentos, la fábrica de Viladecans, con una plantilla de 260 personas, produce yogures bajo las marcas Nestlé, Sveltesse, LC1 y Yoco con destino al conjunto del mercado europeo. El volumen de producción de estas especialidades alcanzará las 90.000 toneladas, cantidad que representa el triple de la producción realizada en 1998, año en que dio comienzo el proceso de remodelación que ahora culmina, un 80% de las cuales serán exportadas y comercializadas fuera del mercado español.